lunes, 13 de abril de 2015

Significado actualizado de Web Hosting

A día de hoy el Web Hosting es una de las principales opciones a la hora de alojar los archivos de nuestra página web en la red. Es sencillo de administrar, no es muy costoso que digamos, las características técnicas que nos ofrecen los proveedores son suficientes para dar un resultado profesional a nuestra página web y encima la oferta es amplia, habiendo de todo en el mercado. Ya, pero...¿qué es el Web Hosting? Sí, pequeño detalle.

El Web Hosting es un servicio en el que el dueño de una página web guarda los archivos de los que ésta se compone en el espacio alquilado de un disco duro de un servidor conectado 24 horas/día a Internet mediante conexiones de fibra óptica de alta velocidad a fin de que los visitantes de nuestro proyecto puedan verlo sin mayores complicaciones. Esto mismo podría hacerse también con un computador personal ubicado en una habitación de nuestra vivienda, pero ciertamente es muy poco práctico, ya que por una parte la capacidad de transferencia de datos de las líneas de Internet domésticas son muy reducidas, mientras que los centros de datos de los proveedores de servicios este tipo se encuentran en redes TIER II; y por otra parte configurar y mantener un servidor web no es nada sencillo técnicamente hablando, por lo que a no ser que quien se plantee esta opción sea un experto en la materia es mejor contratar un Web Hosting.



Hay Web Hostings de diferentes características, pero por lo general siempre suelen incluir cuentas de correo electrónico, acceso vía FTP para los archivos, IP pública fija, administración controlada por técnicos especialistas y un soporte ante cualquier problema; además de que no tendremos que andar empleando los espantosos subdominios de los hosting gratuitos. En la parte negativa quizá podría estar que el disco duro del servidor en el que se alojan nuestros archivos estará compartido con bastantes otras webs, por lo que las prestaciones de la máquina se distribuyen entre éstos. Pero vamos, que en proyectos pequeños no se nota y merece la pena. Más aún cuando vemos que en muchas ocasiones a la hora de contratar un hosting se regala un dominio genérico de primer nivel (.com, .org, .net).

0 comentarios:

Publicar un comentario